Inicio Historia de Durango El Tigre de Canatlán: Un héroe más del pueblo Duranguense

El Tigre de Canatlán: Un héroe más del pueblo Duranguense

por Durango Oficial Redaccion

Durango, Durango. Tierra que ha dado al mundo cantidad de mujeres hermosas y hombres valientes. Su suelo ha visto nacer a grandes personajes cuyas historias aún permanecen en la memoria de algunos y en el asombro de otros.

Para la época de Francisco Villa, en Durango surgió un héroe que desafió a la autoridad porfirista y defendió al pueblo con gran valentía. Hablamos de uno de esos héroes populares cuyas proezas ha pasado de boca en boca, de época en época y que desde luego merecen ser conocidos por todos.

Hoy hablamos del famoso bandolero Ignacio Parra, alias “El Tigre de Canatlán”, quien se encuentra registrado en la historia durangueña como un personaje que desafió los intereses de la clase política y económica.

Parra fue un hombre cuyos ideales y acciones fueron producto de las pésimas circunstancias socioeconómicas y de la desesperación de los campesinos sin tierra, que se empleaban como peones en las haciendas de los ricos, por lo cual decidió enfrentar a la autoridad porfirista.

Cabe destacar que el Tigre de Canatlán, fue discípulo de Heráclito Bernal, conocido como “El Rayo de Sinaloa” y juntos desafiaron al sistema dictatorial poniendo en jaque a la justicia mexicana y a la afamada “Acordada”.

A la muerte de Heraclio Bernal, Parra continuó las andanzas de su compañero. Posteriormente se le unió Doroteo Arango Arámbula, mejor conocido como Francisco Villa.

Parra acechó en la sierra durangueña de Canatlán y San Juan del Río; fue héroe popular, odiado por unos y amado por otros: su importancia en la historia de Durango radica en que puso en jaque la estabilidad del gobierno de Porfirio Díaz.

Finalmente Octaviano Meraz, comandante militar de las fuerzas montadas del estado de Durango, lo capturó tras un enfrentamiento en el “Puerto de Alacrán” cerca de Canatlán, donde trágicamente falleció un día de noviembre de 1898.

Es justamente en el “Puerto del Alacrán” donde se localizan una serie de cuevas en las que se refugiaron los bandoleros Ignacio Parra y Pancho Villa. Dichos sitios representan parte del origen e identidad histórica de Parra, quien con sus acciones provocó el respeto del pueblo.

En honor a él y sus hazañas, se le han compuesto corridos que narran la vida del Tigre de Canatlán, como la que se muestra a continuación.

No cabe duda que el Estado de Durango guarda en su historia y en su pueblo mil y un historias que merecen ser conocidas.

Ignacio Parra – Los Huracanes Del Norte: Este corrido narra la última hazaña del Tigre de Canatlán, la emboscada que el gobierno le tendió y la despedida que le hace a su tierra duranguense.

Artículos Relacionados

Dejar un Comentario

* Al utilizar este formulario, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web.