Inicio Cinematografía Pancho Villa y los primeros pasos del Cine en Durango

Pancho Villa y los primeros pasos del Cine en Durango

por Durango Oficial Redaccion

Nacional e incluso internacionalmente, Durango se ha dado a conocer como la “tierra de los alacranes”, debido a la abundancia de éstos arácnidos en sus suelos desde tiempos remotos hasta la actualidad.

Pero ese no es el único nombre con el que se le conoce. Durango también se ha ganado el título de “La Tierra del Cine”, por la cantidad de filmaciones en que sus suelos y sus cielos han sido el escenario principal.

Durango ha sido el anfitrión de más de 120 producciones cinematográficas tanto nacionales como extranjeras, por lo cual entre las décadas de los 50 y los 80 se ganó a pulso este “apodo”. Y es que no está por más decir que los bellos atardeceres y el impresionante azul del cielo Duranguense han sido elementos que de inmediato enamoran a los productores.

Durango ha estado relacionado con el cine casi desde su fundación, ya que fue en 1898 cuando sus tierras escenificaron por primera vez una producción cinematográfica a modo de cortometraje, el cual llevó por nombre “Un tren llegando a Durango”. Esta producción estuvo a cargo de la productora americana Edison Studios y contiene varias escenas captadas por cámaras ambulantes de los circos y alguno que otro aventurero, resaltando los sucesos de la época.

Sin embargo, un siglo después fue cuando la fama y la gloria llegaron a nuestro estado con el General Francisco Villa, quien fue el primer actor duranguense que incursionara ante las cámaras cinematográficas. Este ilustre personaje, importante protagonista de la historia mexicana, permitió que se filmaran algunas batallas de Ojinaga, Torreón y Zacatecas.

Este trabajo estuvo a cargo del joven cineasta norteamericano Raoul Walsh, enviado de la empresa cinematográfica Mutual Film Corporation. Pero ¿por qué Durango?Mutual Film Corporation

Debido a que México se encontraba en medio de una revolución, algunas compañías norteamericanas, incluyendo la ya mencionada, vieron en esta batalla interna una excelente opción comercial, ya que tenían la opción de rodar la violencia de la guerra masiva sin costos adicionales. Así pues, estas compañías decidieron actuar en el sur de la frontera y aprovechar la fama del general Francisco Villa o el “Centauro del Norte” como se le conocía.

Así pues, el 3 de enero de 1914, en Ciudad Juárez, Chihuahua, el general Villa firmó un contrato de exclusividad con la Mutual Film Corporation por 25,000 dólares, donde se acordó que Villa trataría de realizar sus batallas a la luz del día y que no podría permitir la presencia de otras firmas cinematográficas en el campo de batalla. También se estipuló que, en caso de que los camarógrafos no lograsen escenas satisfactorias durante las acciones de guerra, las tropas de Villa deberían escenificar acciones expresamente para la cámara.

Raoul Walsh, el joven cineasta, posteriormente se convertiría en uno de los directores más importantes de Hollywood, además de que interpretaría a Villa en una película dirigida por Christy Cabanne en 1914.

Artículos Relacionados

Dejar un Comentario

* Al utilizar este formulario, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web.