Inicio Durango en línea Trump y el sentimiento anti sistémico

Trump y el sentimiento anti sistémico

por Durango Oficial Redaccion
Trump y el sentimiento anti sistémico.

PALABRA CIUDADANA por Nacho Aguado.

¿A poco creemos que EE.UU piensa en los mexicanos?

Los americanos piensan en ellos mismos y nada más. Por ello el nacionalismo ha sido uno de los principios que caracterizan a ese pueblo. Son el país más importante del continente y tal vez el más poderoso del mundo, por ello, sus elecciones son de las más vigiladas y generan amplia expectativa en todos los rincones del planeta.

 Hillary Clinton, perteneciente a la élite de la política gringa en la que se ha sostenido por años perdió la elección con amplia diferencia de votos electorales (Estados ganados), a pesar de haber logrado más votos directos que Donald Trump, por poca diferencia.

Los pronósticos fallaron y las encuestas también, y eso que fueron levantadas por medios de comunicación de “reconocida solvencia” mundial y análisis de líderes de opinión que, aseguraban que ganaría Hillary Clinton, muy a pesar de que medios internacionales e incluso mexicanos se volcaron en contra del “odioso” Donald Trump.

Resaltemos algunos puntos que consideramos valiosos:

+ Los estadounidenses piensan como Trump y se sintieron comprendidos y representados por él. Ese nacionalismo obstinado del que hablamos lo motivó más que la candidata demócrata, a pesar del discurso beligerante y desfasado.

+ Perdió el discurso “políticamente correcto” que identifica a Hillary, con posturas tradicionales y demasiadas ecuánimes que solo generaron desconfianza, amén del “establishment” al que pertenece y que en los últimos años ha sufrido gran desgaste y señalamientos de corrupción.

+ El grueso de la gente (Americana) prefirió perder el miedo al cambio a pesar de lo radical, con discursos machistas, misóginos, ególatras, racistas y de xenofobia que ha caracterizado a Donald Trump. Prefirieron el cambio con un personaje “no político”, que continuar con cacicazgos encabezados por grupos encumbrados como el de Washington. No estuvieron de acerdo en todo con el republicano, pero era la opción de cambio.

 President Barack Obama

+  Uno de los perdedores en la elección fue Barack Obama, el todavía presidente de EE.UU, quien se volcó a promover a la demócrata Hillary Clinton y en contra de Trump de manera frontal. Se vendió la idea del continuismo y la estabilidad del gobierno de Obama. Ganó el hartazgo y la inconformidad de la clase mediera y blanca de aquel país al que Trump focalizó su discurso y logró captar su simpatía.

+ No todos los republicanos apoyaron al magnate, y esa mínima parte no fue suficiente para que perdiera. Ese segmento prefirió la opción “ecuánime” de la demócrata sin embargo se sostuvo la decisión por ese cambio real al sistema político impuesto por el grupo Washington.

+ Ya electo presidente, el señor Donald Trump ha mesurado y matizado su mensaje. Ha bajado el tono pero no lo ha cambiado. Sin duda alguna, ya no está arriba de un ring electoral y ya no pelea, ahora pudiera estar consciente de su responsabilidad y como él mismo lo dijo, será presidente de todos. Sus primeros mensajes fueron  un llamado de cohesión social, sin embargo en el camino veremos al equipo que lo acompañará y las acciones emprendidas.

+ Sorprendió que el 29 por ciento de los  votantes latinos se decidieran por Donald Trump a pesar de haber insultado a ese segmento de población al cual reprendió como dañino para su país.

Los puntos resaltados amplían un panorama sobre esa elección y es que a nivel mundial ha sido una tendencia los movimientos antivoto-latino-1 sistémicos que mucho han sorprendido. El miedo se ha perdido y ha generado motivación y activismo.

Los medios de comunicación han sido los perdedores por sus pronósticos que, inducidos o no, los publicitaron, y además los analistas que parecieran haber perdido la brújula por estar influenciados por las multicitadas oligarquías cada vez más rechazadas; y es que es una realidad el distanciamiento entre gobernantes y gobernados; los intereses de las élites políticas y económicas al bien colectivo.

Ya es difícil encontrar referentes porque ahora falló hasta la experiencia, hoy por hoy la vía más buscada es el sentido común y las ganas de cambiar los sistemas impuestos.

Preocupante el tema de las deportaciones y aún más las remesas que recibimos, toda vez que son millones de familias que viven de ellas. En otra aportación daremos seguimiento a las promesas de Trump. Mucho qué ver en EE.UU., porque algo similar se avecina en nuestro país.

]]>

Artículos Relacionados

Dejar un Comentario

* Al utilizar este formulario, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web.