Inicio Turismo Sabores Duranguenses

Sabores Duranguenses

por Durango Oficial Redaccion

Durango es el punto estratégico donde el centro y norte del país se enlazan. Nuestro bello estado cuenta con un gran patrimonio cultural, que abarca una amplia gama de sabores, aromas, y colores que conforman el vasto mural gastronómico, compuesto de sazón autóctona e ingredientes mestizos.

Históricamente asociado a celebraciones, épocas y al ingenio de las abuelas para aprovechar deliciosamente los recursos comestibles, la cocina duranguense es un arte que se degusta.

El platillo más famoso del Estado de Durango es el “Caldillo”, se prepara con carne, seca o fresca y chile rojo. También es famoso por sus carnes adobadas y sus proverbiales quesos, parte importante de la gastronomía de Durango, pues a partir de la llegada de los menonitas han adquirido un lugar destacado en la comida típica regional.

Otros platillos durangueños dignos de saborear son las enchiladas de cacahuate, los chipotles con piloncillos rellenos de queso, la sopa seca de cebollitas y las ahogadoras o tortitas de carne deshebrada en caldillo.

Otro manjar de Durango es el lomo de cerdo relleno, sazonado con vino blanco y condimentado con miel de maguey.

durango gastronomia

Atrévete a probar el asado de venado blanco, acompañado con trozos de jamón y embarrado con mantequilla; y las gallinas borrachas de Durango, un guiso con jamón, chorizo, papas y almendras.

Para acompañar

Si se trata de brindar hazlo con mezcal, una de las bebidas más entrañables y degustadas de México. Su toque fuerte y agradable lo hacen ideal para acompañar a cualquier banquete. Pero si quieres una opción más suave, prueba el licor de durazno, bebida preparada con frutos secos y pelados que se dejan remojar en alcohol de caña.

De postre

Para terminar de abrir tu apetito, que te parece un postre de huevo, elaborado con migajas de pan, leche y azúcar; los mostachones de Durango, merengues que se acompañan con copas de helado; o si lo prefieres, disfruta de sus incomparables dulces de nuez, almendras, o queso añejo.

 

 

 

 

 

Texto original de Talía Santana

Artículos Relacionados

Dejar un Comentario

* Al utilizar este formulario, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web.