Leyendas de Durango: El invitado del mas allá

El invitado del mas allá (Leyendas de Durango)

Elegante participaciones para el enlace matrimonial habían circulado profusamente en la alta sociedad de la ciudad de Durango. Los familiares de los contrayentes no descuidaban detalles para que la boda fuera el máximo acontecimiento social de aquellos tiempos. Era la época de finales del siglo XIX. La paz porfiriana se había impuesto en todas partes…

La sombra blanca en la Casa de Gobierno (Leyendas de Durango)

Sobre la Calle Segunda de la Estampa de Guadalupe que después se llamó Segunda del Camposanto y años después Calle del Coliseo, para denominarse en el siglo XX Calle Bruno Martínez, a finales del siglo XVIII, por el año de 1787 edificio de Don José Joaquín Alcalde, rico español de rancio abolengo.

Una casa con huerta de parras y una gran tienda donde se vendían sedas, porcelanas, y collares de perlas traídas de Filipinas y también fijó su residencia, finca que fue una de las más importantes de la entonces capital de la provincia de Nueva Vizcaya.

El Confesionario que Movió el Diablo

El Confesionario que movió el diablo (Leyendas de Durango)

navacoyan

El puente que construyó el Diablo, historia y tradición oral.

La tradición oral que entre los duranguenses se transmite de padres a hijos, sostiene que el puente que existe en la población Navacoyán, Dgo., fue construido por el diablo en una sola noche y es una de tantas veces que el diablo siendo tan diablo, no termino totalmente la obra y perdió el trato que había concertado con el albañil que lo había contratado.